DetaMedina del Campo  
Ayuntamiento
Atrás
Tipos de suelo Bonilla de la Sierra, hoy y mañana
Servicios de Ordenanzas Municipales  
El tiempo, plano interactivo   La Revista - Patrimonio
 
noria

fuego chimenea

Puesta de Sol en el campo

Pajarejos




Hoy, Bonilla de la Sierra es una villa en una fértil vega regada por el río Corneja que da nombre al valle y varios arroyos.
Se encuentra en la N-110 que va desde Avila Ciudad a Piedrahita, a 52 km., de la capital de la provincia, hay un desvío en el cruce del Centro Turismo Rural El Lavadero.

Declarado Conjunto Histórico-Artístico el 4 de mayo de 1983, gracias al patrimonio que fueron creando durante siglos los distintos habitantes de la villa, Reyes, Obispos, Cardenales, judíos, todos fueron incrementando su historia y sus tesoros.

Tiene una población de 160 habitantes según el censo de 2005. Su población es en su mayoría jubilada, el resto se dedica a la ganadería, agricultura. Tiene dehesas aptas para la alimentanción del cerdo ibérico.

El clima es típico castellano, seco y frío, manteniendo el verdor del valle durante el verano debido a las aguas subterráneas.

El turismo rural se esta convirtiendo en una fuente de ingresos cada vez más importante para el pueblo.

La mejoría de las carreteras, los vehículos, y el interés por la historia, el arte y conocer la vida de los pueblos y sus habitantes han hecho que en los últimos años hayan crecido las visitas a la villa, permitiendo la apertura de varios alojamientos rurales, un centro rural en el desvío de la carretera nacional, llamado El Lavadero, en el cruce de la N-110, otro en unas antiguas tenadas utilizadas durante años como encerradero de ganado, y dos casas rurales, conocidas como Casa de María y Casa del Sacristán, en el pueblo.

Se han rehabilitado muchas viviendas que estaban condenadas a la ruina, por parte de hijos de nacidos en la villa, manteniendo el tipo de construcción que se hacía hace siglos y donde la piedra y la madera eran elementos indispensables. Otros vecinos son simples amigos que en su día visitaron el pueblo y quedaron enamorados del mismo.

La población crece en verano como en la mayoría de los pueblos de Castilla, los que han nacido aqui y se fueron buscando un medio de vida y los que aunque no han nacido en el pueblo pero vienen desde pequeños a pasar las vacaciones. Son tiempos donde se hacen amigos, vacaciones que no se olvidan, por lo que se vive y por las personas.

Hay un bar en el pueblo que es el punto de reunión de los vecinos para jugar a las cartas y comentar las noticias.

La gastronomía de Bonilla es castellana, famosa por sus asados de cordero y cochinillo, las carnes del Valle de Amblés, famosas en toda España y el cerdo ibérico de la zona permite ampliar la carta gastronómica, entre los platos típicos están las patatas revolconas, las judías del Barco de Avila, pueblo que pertenece al valle del Corneja.
Los caldos de la zona son propios de Avila, aunque son también muy apreciados los de las regiones cercanas como la Ribera del Duero. Importante tener en cuenta los dulces caseros.

En conclusión, Bonilla de la Sierra, tuvo un gran tiempo pasado, un tiempo de descanso y un gran futuro.



rio

Ovejas

Campo de Bonilla

Carro

    Información legal
'